10 razones para publicar en formato digital

publicar en formato digital ventajasMe he percatado de que existe cierta resistencia a publicar en formato digital. Algunas personas perciben la publicación digital como poco seria o no la entienden como publicación del todo, aún y cuando un alto por ciento de las cosas que consumen son en ese soporte.

Por ejemplo, la edición digital de El País, o las horas que pasan en Facebook. Sé que no se compara, pero es una analogía que ayuda a comprender por qué no debemos oponernos.

Conozco el caso de varios autores que comenzaron distribuyendo sus libros en formato digital, y luego pasaron al impreso como autores de bestseller.

A continuación, te presento 10 razones por las que deberías publicar en formato digital:

1. Es fácil… al principio

Publicar en formato digital es relativamente fácil. Casi cualquier persona con dispositivos electrónicos y conexión a Internet puede optar por subir sus obras a las diferentes plataformas disponibles, desde Smashwords hasta Amazon, pasando por Create Space.

Sin embargo no es fácil del todo, al menos no si quieres dedicarte a ello. Para autopublicarte debes aprender de edición, corrección, maquetación en PDF, ePub e impreso si quieres lograr que tu fichero posea apariencia profesional.

Los libros con acabado amateur no son igual de exitosos que otros con un look profesional, y si encima están llenos de faltas de ortografía y espacios en blanco sin explicación, el lector exigirá que se retire de la tienda, o le devuelvan el dinero.

2. Es barato

No necesitas de grandes inversiones para publicar en formato digital. De hecho, puedes lograr todo el proceso de manera totalmente gratis, como explico en este post.

Asimismo, editoriales como Gerencia Literaria, están dispuestas a tomar todo el trabajo de maquetación, diseño, corrección y edición en multiformatos de manera totalmente gratuita. Sería exactamente igual que publicar con editoriales a la vieja usanza.

Otra cosa: nunca va a pasarte como a escritores que contratan servicios de pago y luego se quedan con cajas y cajas de ejemplares sin vender en la sala de su casa o el garaje. Tu obra se distribuye de uno a muchos, no de uno a uno como el formato impreso. No se agotan las existencias, no se acaba el papel…

3. No tienes límites

El formato digital acepta que insertes todas las imágenes y enlaces que quieras. Puedes, incluso, lograr que tu libro sea interactivo. Si después de un mes se te ocurre agregar un nuevo pasaje o el epílogo, o sencillamente incluir en la parte trasera publicidad para otras obras, no debes pasar por el complejo proceso de reimprimir toda la tirada. Basta con re-subir el archivo en menos de un minuto.

4. En todas partes a la vez —gratuitamente—

Sí. Tu libro estará disponible a todas las horas del día en el mundo entero. Nada de librerías cerradas, ni de regiones que no puedan acceder a él —siempre y cuando cuenten con Internet, claro—.

Solo debes montar tu plataforma o sumarte a una ya establecida y comenzar a vender. A final de mes recibirás los beneficios sin salir de casa.

5. Es más fácil comprar digital

Comprar un libro impreso es una experiencia realmente enriquecedora, no lo niego. Sentir el olor de la imprenta, acariciar la portada… y luego gastar una cantidad que con los IVA y demás no suele ser tan pequeña como antes.

El libro digital no. Los costes de producción son tan bajos que puedes darte el lujo de regalar algunos y cobrar otros a 99 centavos. Para un comprador, ¿qué son 99 centavos? Muy poco, una cantidad prescindible… Ahora 20 Euros… Se piensa un poco más.

6. Mucho en poco espacio

Puedes almacenar 1.000 libros en tu teléfono y pesará lo mismo. Seguirá ocupando la misma cantidad de pulgadas en tu bolsillo. El lector tendrá mucho para escoger, y esa es tu ventaja. Mucho para escoger y tú muchas oportunidades de producir, desarrollar tu obra, crecer como autor…

7. El mundo se deshace del papel

No queremos seguir talando árboles. No digo que los días del libro impreso han terminado, pero es una cuestión de generaciones. Yo llevo cinco años leyendo solo un par de libros impresos al año, el resto lo hago en digital y han sido muchísimos títulos.

Además, algunas obras que me interesan no están a la venta en mi país, así que las puedo comprar online con un par de clics.

8. Es privado

La lectura de un libro electrónico es privada. Solo quien esté pendiente a tu pantalla podrá saber qué estás leyendo, y no del todo.

La misma E. L. James, de la exitosa 50 Sombras de Grey comenzó a vender su historia a través de Amazon y, precisamente, el formato digital fue su carta de salvación: proveía a sus lectores de la privacidad necesaria para ir en el autobús o en la fila de un comercio leyendo las páginas de un libro erótico.

9. Carta de presentación

No tienes que confiar en el formato digital si no quieres, pero créeme que puede ser tu carta de presentación. Si vas a una editorial y te googlean, podrán encontrar referencias de tu obra, y si has vendido bien, mejor aún.

10. Mejor que esperar

Conozco muchos amigos que se han sentado a esperar la respuesta de las grandes editoriales. Al cabo de unos meses, le ha llegado —en el mejor de los casos— una notificación de que su obra «no cumple con los requisitos de nuestra editorial».

Ese tiempo de sofá, esperando una respuesta divina, podría haberse empleado en la difusión y promoción de la pieza en formato digital; ver cómo reaccionan los lectores y creando la marca de autor.

Si te gusta el post compártelo, y si piensas en una manera fácil, sencilla y gratuita de publicar tus libros solo contáctanos. Nos encantaría contar contigo en la familia de autores de Gerencia Literaria


Deja un comentario