Poe y la escritura: siete consejos

poemas_de_amor_de_edgar_allan_poeRecuerdo cuando era más adolescente( 😀 ) que en cada foro al que entraba me ponía como nick “Dark Poe”. Fue la fiebre de Edgar Allan Poe, que llegó en esa etapa de mi vida, cuando me leí Los crímenes de la calle Morgue, Corazón delator y el poema El cuervo.

Así que hoy, en las redes sociales, compartieron un post sobre los consejos de escritura de Edgar Allan Poe y, como no pude resistir la tentación, acá están con algunos de mis comentarios:

Conoce el final con antelación antes de comenzar a escribir.

Para Poe era necesario tener el final en mente a medida que avanzaba el proceso de escritura. Todo debe girar alrededor de ese momento. Esta regla es en la que más insistía y la consideraba fundamental.

Al respecto agregaré que, en el ejercicio de escritura, al menos lo que me sucede, es que el final es relativo. Sé cuál será el destino de los personajes, sin embargo no siempre conozco la escena final. De hecho, sucede que en ocasiones los mismos personajes toman su camino y el final comienza a disiparse para dar paso a otro más lógico

Mantenlo corto.

Poe mantenía que si un trabajo literario es demasiado largo como para no poder ser leído de una sentada pierde la impresión de unidad, y por lo tanto impacto sobre el lector. Si este tiene que parar de leer, se pierde el hechizo y es probable que el mundo real genere interferencias sobre el relato.

Respecto a “la extensión” creo que Poe no hablaba en términos formales. A veces un cuento de dos páginas se nos hace eterno y una novela de 800 muy corta. A eso se refiere, creo yo. A la unidad y el enganche que mantiene una obra.

Decide el efecto deseado.

Hay que elegir la impresión que queremos generar con el relato en el lector. Manipular sus emociones es clave para que la obra permanezca en su memoria y hay que trabajarlo desde el principio.

Tal vez por eso La Calle Morgue de Poe roza en lo gore. No he podido olvidarla jamás.

Escoge la musicalidad.

Hay que prestar atención al tono y el ritmo de la narración. Poe recomienda la repetición de ciertas frases, palabras o situaciones para marcar los tiempos y que el lector entre de lleno en nuestro juego. Esto es más aplicable a la poesía que al relato, pero si se hace bien puede dotar a un cuento de un gran impacto.

La musicalidad hace resonar la palabra en la mente de los lectores. Cuando la musicalidad falla, parece que estamos leyendo un escrito menor. Para mí, Cortázar es muy musical.

Determina el tema y el carácter del trabajo.

Al contrario que muchos autores, a Poe le gustaba ir desde lo general a lo concreto. ¿De qué trata tu cuento? El ejemplo que pone es «la muerte de una mujer hermosa» y a partir de ahí construir la historia.

Establece el clímax.

Ten claro el momento en que quieres tener al lector en tus manos y escribe el resto teniéndolo en cuenta. De nuevo, el final es una guía más que probable para escribir el relato o el poema.

El final es importante, pero el momento que el lector más sufre, vibra y vive es el clímax. Un buen inicio, un buen clímax y un buen final: esa es la tríada.

Determina el escenario.

Ten claro dónde se va a desarrollar la acción, y, sobre todo, el porqué. Cada escena tiene sus razones, sus detalles, no pueden dejarse al azar. Según Poe, el espacio debe estar muy delimitado, y el control sobre él debe ser absoluto.

A veces somos vagos en mostrar al lector el escenario. No se trata de describir a lo Balzac, sino de darle los elementos que aporten consistencia al escrito. Elementos como el clima, el ambiente, los sonidos, o como Patrick Süskind, El Perfume.


Deja un comentario